sábado, 9 de marzo de 2013

Guía para conservar la juventud interna y física



Quién no quisiera poseer la fórmula mágica de la eterna juventud. Aunque sabemos que ello es una utopía, si podemos contribuir a retrasar el paso de los años siguiendo los consejos que todos los días nos entregan los expertos, cuidados, tratamientos y hábitos de vida, que no solo hacen que nos veamos bien por fuera, sino que además nos otorgan vitalidad y restan años:


  • En primer lugar dile sí a la actividad física. Recuerda que la vida de nuestros órganos depende de la gran variedad de estímulos que ellos reciban siempre. Un órgano que no se usa, se atrofia y por consiguiente se acelera la aparición de los signos de envejecimiento. La solución es realizar ejercicio físico porque ayuda al drenaje linfático y al metabolismo, lo que se traduce en una piel saludable. Por eso lo ideal para mantener un aspecto joven es practicar por lo menos una hora de ejercicio al menos tres veces por semana.
  • La alimentación y los suplementos dietéticos son otro punto importante para mantenerse joven. Entre los primeros con mejores factores anti-age, están las frutas de todos los colores, especialmente las rojas, las nueces, el pescado, la soja, el ajo y las semillas de lino. Las vitaminas más recomendables y que deben tomarse diariamente son la vitamina E y C, betacaroteno, zinc, selenio y omega 3, estas poseen mayor cantidad de antioxidantes.
  • Utiliza cosméticos cuyos componentes contrarresten los daños causados por los radicales libres es otro de los cuidados que debes tener para retardar el envejecimiento. Entre los componentes infalibles están: Acido Hialurónico, que incrementa el nivel hídrico de la piel debido a que tiene la capacidad de retener agua en mayor grado que cualquier otro polímero natural o sintético. Las fitohormonas, que se encargan de regenerar  e hidratar la epidermis y mejorar su luminosidad. El Argilerine, emula la acción de la toxina botulínica que produce una relajación progresiva de la piel traduciéndose en una visible disminución de las arrugas que se forman en la frente, el entrecejo, alrededor de los ojos y de los labios.
  • Recobrar el equilibrio mental, es otra condición para tener una plena relajación que se refleja en un rostro sin huellas molestas. El taichi, la meditación y el yoga son las mejores técnicas por excelencia. Practicando cada una de ells se logra alcanzar una mayor tranquilidad, concentración, claridad mental y armonía profunda. El yoga y tai-chi, además aportan flexibilidad y agilidad del cuerpo, estimulan la circulación y oxigenan la piel.
  • Para acelerar la renovación celular, puedes realizarte en casa un peeling manual de una manera muy sencilla. Se debe utilizar guantes exfoliantes y aplicar productos naturales como: avena, arroz molido, salvado, sal gruesa, jenjibre o azúcar. Con un suave masaje se obtiene una piel suave y tersa, apta par recibir los nutrientes de las cremas que se aplican posteriormente. En las pieles más maduras, luego del peeling se debe humectar el rostro con aceite de oliva, porque este tiene propiedades antiage y antioxidantes sumamente eficaces.
Fuente: Revista Luna N° 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada