viernes, 20 de septiembre de 2013

Valor nutritivo de las setas



Hoy nos vamos a detener, dentro de nuestro espacio dedicado a la salud, en un aspecto que tiene que ver con la alimentación, como sabemos uno de los pilares fundamentales de una buena salud. Hoy nos vamos a centrar en el valor nutritivo de las setas.

Lo primero que tenemos que saber es que aunque las setas no tienen propiedades nutritivas especialmente significativas, son uno de los alimentos más exquisitos y valorados en la gastronomía y, además, muy aconsejados dentro de las dietas de adelgazamiento.

Así podemos afirmar que las principales propiedades de las setas pasan porque son un alimento exquisito, muy apreciado en la gastronomía. Pero también conviene destacar que las setas poseen unas características nutricionales propias que no podemos echar en el olvido.

Cuando hablamos del valor nutritivo de las setas tenemos que cuidar un aspecto previo que es el de la recogida de las mismas, no olvidemos que existen especies comestibles, especies venenosas y hasta especies con propiedades curativas, así que deberemos tener cuidado en su consumo.

El primer aspecto en el que nos vamos a detener tiene que ver con los aportos energéticos que nos ofrece este alimento. Podemos afirmar que las setas proporcionan poca energía, de unas 25 a 35 kcal/100g, por lo que están aconsejadas en las dietas de adelgazamiento.

En lo que respecta al agua, digamos que tienen un elevado porcentaje de agua, aproximadamente de un 80 a un 90% de su peso, por lo que resultan muy ligeras. En cuanto a las proteinas, aunque se dice que las setas son especialmente ricas en proteínas, su contenido proteico es bajo.

De hecho, dentro del valor nutritivo de las setas conviene señalar que su aporte proteico a nuestro organismo es más bien corto ya que oscila entre el 2 y el 5%. Para que lo entendamos mejor digamos que sus valores proteicos son próximos a los que presentan las verduras.

Algunas setas, como la apreciada trufa, llegan a valores de un 7% de proteínas. Sin embargo, su relativa riqueza en compuestos nitrogenados, responsables en gran medida de su sabor, las convierte en perjudiciales para personas que padezcan de gota, niveles elevados de úrico y problemas reumáticos.

Si nos detenemos en los hidratos de carbono, lo primero que tenemos que decir es que se las setas son un alimento que contiene pocos hidratos de carbono, alrededor de un 4%, fundamentalmente como glucógeno, un tipo de almidón propio de los animales, y polisacáridos de corta cadena.

También conviene señalar dentro del valor nutritivo de las setas y con respecto a los hidratos de carbono, que algunos ejemplares de setasa tienen un azúcar característico, la trehalosa. Su contenido en fibra es de un 2,5% y se encuentra en forma de celulosa.

Su cantidad de grasas es muy poca, oscilando dicho contenido del 0,2 al 0,5%. Vitaminas y minerales. Destaca el contenido en vitaminas del grupo B (B1, B2, B6), niacina y ácido fólico. Aportan cantidades interesantes de fósforo, potasio, hierro, cobre y cinc.

Generalmente, este tipo de alimento suele consumirse en pequeñas cantidades, aun así, deberán tener especial cuidado los niños, embarazadas, ancianos y enfermos de gota y con reuma, que son más sensibles a las toxinas y compuestos nitrogenados que éstas contienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada