miércoles, 26 de junio de 2013

Nutrientes para la belleza: la coenzima Q10




En su momento estuvimos hablando del auge que el concepto de nutricosméticos está alcanzando para la belleza. Sustancias derivadas siempre de fuentes naturales y, normalmente de alimentos, que ayudan a nuestro bienestar. Hoy hablamos de nutrientes para la belleza, concretamente de la coenzima Q10.

Vamos a hacer un repaso por aquellos nutrientes que podemos conseguir mediante la alimentación o bien mediante complementos específicos y que nos sirven para cuidar nuestra piel, nuestro cuerpo y nuestra belleza en general, comenzando por la conocida como CoQ10.

La CoQ10 es un potente antioxidante liposoluble que presenta una composición similar a la de las vitaminas. La coenzima Q10 también es conocida como ubiquinona, palabra que indica que se encuentra en todas partes.
En ese sentido, podemos afirmar que esta sustancia, dentro de los nutrientes para la belleza, se encuentra en todas las células del organismo, en especial y en grandes concentraciones en el corazón, hígado, riñones y páncreas.
Podemos decir que la coenzima Q10 actúa como un potente antioxidante universal. La CoQ10 es una sustancia presente en nuestra alimentación, carnes rojas, pescado, soja, frutos secos y semillas, pero también es sintetizada en el cuerpo a través del hígado.

Se encuentra principalmente en las mitocondrias, pequeñas fábricas de la célula encargadas de producir energía, y su función principal es colaborar directamente en la producción de energía en las células a la vez que ejerce un importante papel antioxidante.

Con la dieta moderna se hace muy difícil obtener las cantidades adecuadas de CoQ10. Además, debemos tener muy en cuenta que con el paso de los años los niveles de coenzima Q10 disminuyen.

De hecho, cuando hablamos de la CoQ10 entre los nutrientes para la belleza, debemos saber que las concentraciones séricas máximas de CoQ10 se alcanzan a los 19-21 años de edad, produciéndose una declinación sostenida y reduciéndose un 65% a los 80 años.

Conviene también tener claro y en combinación con lo que acabamos de explicar, que uno de los principales marcadores de la edad es la disminución del metabolismo energético de muchos tejidos, especialmente del hígado, corazón y músculo esquelético.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es lógico pensar que la complementación con coenzima Q10, gracias a su poder antioxidante, puede ayudar a aminorar el proceso de envejecimiento.

De hecho, se ha observado en estudios recientes que la complementación con CoQ10 atenúa el aumento del daño producido por los radicales libres relacionados con la edad. Esto no hace más que resaltar su valor como nutrientes para la belleza.

La complementación de CoQ10 en nutricosmética se utiliza para mejorar la oxigenación de los tejidos, aportar energía a las células y prevenir el efecto del exceso de radicales libres gracias a su potente acción antioxidante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada