martes, 22 de octubre de 2013

Cómo elegir la ropa interior adecuada




A la hora de elegir la ropa con la que nos vamos a lucir en un acontecimiento especial, solemos poner mucha atención en optar por aquello que mejor nos sienta; sin embargo es curioso como, en muchas ocasiones, no prestamos la atención precisa a algo tan importante como la ropa interior. Hoy veremos cómo elegir la ropa interior adecuada.

Sujetadores y braguitas, medias y calcetines, combinaciones, camisones, bodies e incluso leggins. Vamos a tratar de ofrecer una serie de trucos para saber optar por la ropa interior que mejor nos sienta, todo lo que debemos tener en cuenta para sentirnos bien y estar mejor.

Cuando hablamos de ropa interior, viene a nuestra cabeza una de las prendas fetiche de toda mujer, el sujetador. Se trata de una pieza clave de seducción, pero también es también una de las prendas que más hace por nuestra imagen, aunque no se vea.

A la hora de elegir la ropa interior adecuada, debemos tener en cuenta que el sujetador realza el pecho y perfecciona el escote. En ese sentido está claro que realizar una buena elección de sujetador es una pauta fundamental para sacarnos el mejor partido.

A la hora de escoger el sujetador, debemos tener presente dos claves fundamentales. La primera es que el aro debe rodear el bajo del pecho, nunca estar sobre él; en cuanto a la segunda, se trata de que el tejido de la copa cubra el pecho, sin quedar holgado ni apretar.

Otra de las cuestiones imprescindibles es acertar con la talla exacta, se trata de algo básico para estar cómodas, tanto como que el sujetador realce nuestra figura sin deformarla. Para ello debemos fijarnos en dos puntos, el contorno de nuestro cuerpo a la altura del pecho y el perímetro del seno.

Para poder elegir la ropa interior adecuada y en lo que respecta al sujetador, podemos medir el contorno en centímetros con una tela métrica, este contorno indica el número, del 75 al 110 habitualmente, mientras que el perímetro del pecho marca la copa, siendo A la más pequeña y E la mayor.

Una vez elegida la talla y la copa, llega el turno de acertar con el modelo. Los sujetadores con aros son perfectos para todas las mujeres, porque realzan el pecho sin comprimirlo. Si tenemos el pecho pequeño, lo mejor es elegir un modelo tipo balconet, tal vez con un pequeño relleno en la base inferior de la copa para “subirlo”.

Por el contrario, si tenemos mucho pecho, es mejor elegir un sujetador de copa grande, sobre todo en los laterales, que recoja los senos. En algunos casos puede llegar a ser necesario que dicho sujetador ofrezca también un adecuado efecto reductor.

Para elegir la ropa interior adecuada, una vez tenemos claro las claves para el sujetador, nos debemos detener en las braguitas o culottes. Respecto a las braguitas, lo primero a tener en cuenta es que la talla suele ser la misma que para los pantalones.

Una talla menor sólo comprimirá nuestro cuerpo y formará los antiestéticos michelines, aunque estemos delgadas. Y una talla demasiado grande afea la figura sea cual sea el modelo elegido. Si tenemos los muslos algo gruesos, nos conviene un culotte o braguita de talle bajo, que estiliza las piernas y las hace más delgadas.

Si, por el contrario, estamos delgadas, lo mejor es una braguita tipo culotte de talle alto y con los bordes anchos, que marcará las curvas. El tanga brasileño es perfecto para quien es ancha de caderas, mientras que el tradicional más fino se reserva a las que tienen menos talla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada