jueves, 10 de octubre de 2013

Maquillarse con el huevo Beautyblender




Es posible que creas que todas las herramientas de maquillaje que se pueden utilizar ya estaban inventadas, pero esto no es así. Rea Ann, prestigiosa maquilladora de celebrities internacionales tanto en películas como en alfombras rojas ha creado Beautyblender, un aplicador de maquillaje que es toda una revolución y que está cosechando grandes éxitos en el mundo de la cosmética profesional de alto prestigio.

Basándose en sus años de experiencia, Rea Ann deseaba encontrar una herramienta de maquillaje que pudiera utilizarse para todas las partes del rostro y para diferentes tipos y texturas de productos. Así es cómo comenzó a darle forma a su Beautyblender, que es mucho más que una esponja de maquillaje. Sigue leyendo y descubre en qué consiste. 

Un diseño multifunción

Su forma de huevo no es un capricho, sino que está especialmente diseñada para llegar a todos los puntos del rostro. De ahí que uno de sus extremos sea puntiagudo, ya que está destinado a maquillar el contorno de los ojos y las aletas de la nariz. Por su parte, el resto de este artilugio sirve para las demás zonas como frente, mejillas y barbilla.

Maquillarse con el huevo BeautyblenderSu diseño redondeado sin ningún tipo de corte, caras planas o esquinas impide que el maquillaje deje rayas o cualquier otro tipo de rastro. Esto es lo que lo diferencia en gran medida de las esponjas de maquillaje convencionales. Por su parte, este “huevo mágico” permite la aplicación de todo tipo de texturas, ya sean fluidas, compactas o en polvo, y siempre ofrece un acabado natural e impecable. 

Indicaciones de uso

 Maquillarse con el huevo BeautyblenderCada vez que vayas a utilizar tu Beautyblender debes sumergirlo en un recipiente con agua, escurrirlo bien y quitarle el exceso de humedad apretándolo en el interior de una toalla. Después cogerás una pequeña cantidad de maquillaje y la aplicarás en el rostro a golpecitos, nunca extendiéndola. Después de su uso, debes lavarlo perfectamente, escurrirlo de nuevo y dejarlo secar en su expositor (la caja en la que lo venden), ya que no puedes forzar el secado con ninguna fuente de calor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada