viernes, 11 de octubre de 2013

Correr en la cinta del gimnasio o en la calle




A menudo nos preguntan si es mejor correr en la cinta o en la calle, y la respuesta es corta, en ambas.
Ambas tienen sus ventajas y no hay por qué renunciar a ninguna de ellas.

Ventajas de la cinta: 

En más fácil medir las distancias. Tantos kilómetros, tantos minutos, no hay más. No hay semáforos, no hay atajos, no hay esquinas que resten o sumen metros a tu recorrido. Para calcular distancias precisas, lo mejor sigue siendo la cinta.

Es más fiable hacer series en ella. La velocidad no la mascas tú con tus zancadas, sino con que la marca la máquina, así que no puedes bajar el ritmo sin ser absolutamente consciente de ello, pues tienes que apretar un botoncito.

No hay sorpresas. Sabes perfectamente con lo que te vas a encontrar en la cinta del gimnasio, ni un bordillo, ni un bache, ni una pendiente que no hayas elegido no hay lluvia, no te cortan una calle, nadie te para para preguntarte una dirección, no te va a perseguir un perro, no se te va a cruzar un ciclista, etc. Eso hace que necesites menos concentración para tu carrera, y si eres de las que disfruta de esos momentos de desconexión, esta es una excelente herramienta.

Ventajas de la calle: 

Ver el paisaje. Sin duda, es la más evidente, aire fresco y un buen paisaje mejoran notablemente tu carrera. Si tienes la suerte de disfrutar de ambas, ¿para qué te vas a encerrar entre cuatro paredes?
No hay que esperar a que acabe nadie. Una de las pegas de las cintas de los gimnasios es que tienen mucha demanda y poca oferta, por eso a las horas punta se pueden montar colas para correr.

No tienes gente sudando a tu lado. Es otra de las cosas que no valoras cuando sales a correr por la calle, pero de las que te acuerdas mucho cuando te ocurren en el gimnasio. Este tipo de problemas no existen en la calle y de verdad que se agradece.

Conocer ciudades. Viajar con las zapatillas es una de las mejores inversiones que puedes hacer, ya lo hemos hablado en algún artículo anterior, te ayuda a quemar las comilonas típicas de los viajes y sobre todo, puedes ver zonas turísticas a otro ritmo, a otra velocidad.

Entrenar en circunstancias reales. La gran ventaja de correr en la calle es que si eres corredora popular, corres en las mismas condiciones que en la carrera.

En resumen, yo me reservaría la cinta para las series y para los días de lluvia, o para algunas jornadas de descarga de las articulaciones. Y el resto lo invertiría en la calle, donde vas a disfrutar de unas condiciones más similares a la carrera del domingo.

Fuente:http://www.hola.com/belleza/consejos/2013101067470/ventajas-correr-cinta-calle/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada